Las etapas del desarrollo de nuestros hijos | Fundación Anda Conmigo Desarrollo madurativo
Las etapas del desarrollo de nuestros hijos

Las etapas del desarrollo de nuestros hijos

Fundación Anda Conmigo. Atención Temprana. Aprenzaje. Boadilla del Monte. Madrid

Los seres humanos aprendemos desde que nacemos, siendo el primer año la etapa en la que más se desarrolla nuestro aprendizaje, ya que todo lo que nuestros sentidos perciben es nuevo y estimulante. Las nuevas destrezas que adquirimos según nos desarrollamos nos ayudan a crecer y a madurar hasta convertirnos en adultos formados física y psicológicamente.

Por tanto, dependiendo de la etapa en la que se encuentre un niño, este descubrirá nuevas habilidades que le ayudarán a explorar el mundo que le rodea; por eso, es importante para los padres comprender qué se aprende en cada una de ellas para estimularles correctamente.

En el post de hoy os mostraremos los diferentes conocimientos que los pequeños adquieren desde que cumplen su primer año.

1 año

Comienzan a adquirir capacidades que les permiten descubrir, controlar y conocer el entorno y su papel en él.

  • Empiezan a reconocer su propio nombre.
  • Aprenden a relacionarse con otros niños y con adultos a través del saludo y la despedida.
  • Identifican y gestionan sentimientos de alegría, sorpresa o tristeza.

2 años

Los niños y niñas de esta edad son muy curiosos y empiezan a comprender su independencia, que utilizan para explorar su entorno:

  • Reconocen su propia imagen y la de quienes les rodean.
  • Aprenden a controlar los esfínteres.
  • Aprenden a lavarse las manos y hábitos relacionados con la alimentación como masticar alimentos sólidos.
  • Adquieren una buena entonación, pronunciación y estructuración de frases sencillas.

3 años

Los niños de tres años descubren su faceta exploradora, que usan para conocerse a sí misma y a lo que les rodea.

  • Les gusta explorar y utiliza los sentidos para aprender.
  • Tienen capacidad para pensar de forma creativa.
  • Aprenden más vocabulario y la pronunciación mejora
  • Escuchan y entienden conversaciones, canciones, historias o poemas.
  • Sus habilidades de razonamiento lógico mejoran.
  • Hacen puzles sencillos y clasifican y ordenan objetos.

4 años

Su desarrollo da un salto y comprenden el mundo de forma distinta a como lo han hecho hasta ahora. Es la mejor edad para inculcar buenos hábitos de salud e higiene.

  • Su juego es complejo e imaginativo.
  • Les gusta ser responsables y tomar decisiones.
  • Avanzan en su capacidad de lenguaje, se comunican con oraciones complejas, apenas cometen errores de pronunciación y su vocabulario se amplía.
  • Inician conversaciones sin cambiar de tema.
  • Comprenden instrucciones con cosas que pueden ver.
  • Crece su interés en saber qué son las palabras, qué representan e intentan reproducir algunas letras.
  • Reconocen formas geométricas y conceptos como los días, los meses y las estaciones.
  • Pueden vestirse y desvestirse sin ayuda.
  • Comienzan a separar la realidad de la fantasía.

5 años

Son cada vez más sociables, su autoestima se refuerza y, con ella, el aprendizaje.

  • Resuelven problemas abstractos y creativos.
  • Expresan opiniones y hacen preguntas complejas.
  • Construyen oraciones compuestas y son capaces de tener conversaciones coherentes.
  • Utilizan su imaginación para contar historias completamente inventadas.
  • Comienzan a entender el mundo que les rodea.
  • Comprenden el sistema horario y el concepto social de tiempo.
  • Tienen mucha curiosidad y preguntan todo el tiempo “¿por qué?”.

6 años

A esta edad es cuando los niños aprenden a una mayor velocidad, ganan más confianza y hacen amigos de verdad:

  • Utilizan frases complejas con una pronunciación clara.
  • Leen de forma independiente.
  • Escriben descripciones e historias que comparten con los demás.
  • Comprenden los mapas con ayuda de instrucciones y utilizan estrategias sofisticadas para resolver problemas matemáticos.
  • Sus habilidades motoras mejoran.
  • Comprenden la acción de compartir y les gusta hacerlo.

7 años

Los niños comienzan a ser autosuficientes y se empieza a perfilar su personalidad. Es la época ideal para que los padres les involucren en las tareas del hogar y para que los animen a tener más responsabilidades.

  • Comparten conocimientos con los demás.
  • Su capacidad de concentración es más larga.
  • Utilizan estrategias creativas y complejas para resolver problemas.
  • Mejora la velocidad, la precisión, la expresión y la independencia en la lectura.
  • Aumentan sus habilidades para las matemáticas.
  • Entienden las emociones y las acciones de los demás.
  • Comienzan a experimentar con el arte, la música y el baile.

8 años

En esta etapa los niños descubren el entorno a través de la experimentación:

  • Su capacidad de concentración es más elevada.
  • Disfrutan de la lectura y de lo que aprenden de ella.
  • Desarrollo del proceso de escritura.
  • Aprenden y aplican nuevo vocabulario con el que se expresan y comprenden mejor el entorno.
  • Escogen sus propias aficiones en base a sus gustos personales.
  • Entienden las emociones, su significado y las usan para afrontar las situaciones.

9 años

La amistad es muy importante a esta edad, convirtiéndose en un pilar fundamental en la educación de niños y niñas, que aprenden a:

  • Comprender mejor lo que estudian en la escuela: leen más fácilmente y las sumas y restas se vuelven más sencillas.
  • Realizan mejores tomas de decisiones.
  • Son capaces de pensar de forma independiente.
  • Reconocen las normas sociales básicas.
  • Comienzan a experimentar ansiedad ante circunstancias como el rendimiento escolar.
  • Diferencian entre el bien y el mal.

10 años

Los niños y niñas de 10 años participan más en las decisiones que se toman en el ámbito familiar, aunque también comienzan a querer pasar más tiempo con sus amigos y amigas. Las características de esta edad son:

  • Su pensamiento es más complejo, lógico y maduro.
  • Consolidan conceptos aprendidos.
  • Crece su sentimiento de pertenencia.
  • Aprendizaje de habilidades sociales que ponen en práctica en el colegio y con sus amigos.

11 años

Las principales características de esta etapa marcada por la entrada en la preadolescencia son:

  • Aumento de su capacidad de organización, de su responsabilidad y su independencia de los progenitores.
  • Más capacidad de empatía con las emociones de los demás.
  • Mayor conectividad cerebral, lo que se traduce en más memoria y más comprensión lectora.
  • Crecimiento del pensamiento abstracto y el razonamiento hipotético.

 

Aunque cada niño es un mundo y su capacidad para aprender varía mucho de uno a otro, lo que está claro es que los pequeños necesitan la ayuda y el apoyo de sus familias para poder desarrollarse de una forma plena y satisfactoria.

Si tu hijo necesita ayuda para completar alguna de sus etapas de crecimiento, no dudes en contactar con Fundación Anda Conmigo e informarte de todos nuestros servicios.

Un comentario

  1. […] de tener en cuenta las características de cada niño, pero de manera más general presentaremos […]

Deja tu comentario

Debes estar: loguead@ para poder escribir un comentario.

× Hola ¿Cómo puedo ayudarte?