Cuándo y dónde llevar a tu hijo al logopeda en Boadilla del Monte | Fundación Anda Conmigo
Cuándo y dónde llevar a tu hijo al logopeda en Boadilla del Monte

Cuándo y dónde llevar a tu hijo al logopeda en Boadilla del Monte

logopedia boadilla del monte, logopedia infantil, retraso del lenguaje, desarrollo madurativo, atención temprana. 

A menudo se relaciona la visita al logopeda con algún tipo de deficiencia grave en el habla. Sin embargo, acudir a este tipo de especialistas debería convertirse en una rutina más habitual de lo que es en principio.

El caso de Boadilla del Monte es, con total probabilidad, uno de los más representativos. Se trata de uno de los municipios madrileños con mayor crecimiento de habitantes. La población infantil (12.000 niños aproximadamente en 2011) representa más de un 20% del total. Esto quiere decir que, por estadística, unos 700 pequeños necesitan atención especial de algún tipo.

¿Debo ir con mi hijo al logopeda? Al igual que nos preocupamos por la salud dental de nuestros pequeños, de su educación o de que practiquen deporte para mantenerse en forma, es importante prestar atención a la evolución de su lenguaje. Los trastornos relacionados con este no solo engloban el habla, aunque sean los casos que más demanda requieren. También hay que incluir los relacionados con la compresión, la producción, la gestualidad o la socialización. Dicho esto, el hecho de que nuestro hijo o hija pronuncie mal ciertas palabras no provoca que sea estrictamente necesario la visita al logopeda. Pero en ocasiones resulta acertado, aunque solo sea para descartar posibles desórdenes. No hay que olvidar que la etapa entre el nacimiento y los 6 años es un periodo de gran plasticidad cerebral, en el que los pequeños desarrollan capacidades a un ritmo vertiginoso. Los trastornos pueden mejorar en esta fase y muchas veces terminan por descartarse por una evolución más que favorable. Víctor Acosta, presidente de la Asociación Española de Logopedia, Foniatría y Audiología (AELFA), defiende que “esperar es una mala política”.

Respecto a los problemas articulatorios en el habla, quizá los más visibles, no todos se deben a anomalías cerebrales. En muchos casos, se trata de simples defectos físicos en los órganos periféricos, por ejemplo la lengua, la mandíbula o los dientes. ¿Cuántos niños conocemos en Boadilla con brackets? Probablemente muchos, y este es uno de los posibles motivos por los que se desarrollan malos hábitos de pronunciación. La mala respiración, los nervios o la propia influencia social son otros de los posibles factores que intervienen a la hora de distorsionar el lenguaje. En estos casos el pronóstico suele ser mucho más favorable. Ahí es donde el logopeda puede resultar una pieza clave en el aprendizaje de los pequeños.

Si tu hijo o hija va al “tole” en vez de al cole, come “cocholate” en lugar de chocolate o no se baña en la piscina, sino en la “pistina”, lo primero es mantener la calma. Los niños necesitan tiempo para asimilar ciertos conceptos. Muchas veces, se imitan unos a otros y simplemente toman malas referencias. Hay sonidos que son especialmente complicados para ellos, sin olvidar que el español es una de las lenguas más ricas del mundo. El hecho de que hayan nacido en los últimos meses del año también puede ser un condicionante. Por lo general, los pequeños nacidos en diciembre tienen más dificultades para desarrollar sus capacidades lingüísticas que los natos a comienzo de año.

Si el problema va más allá de la pronunciación, como por ejemplo temas de autismo y socialización o no saber diferenciar entre izquierda y derecha, además de ponerle un par de capítulos de Barrio Sésamo a tus hijos, deberías acudir al logopeda para que vigile la evolución de sus comportamientos. Solo así se pueden tratar posibles deficiencias.

¿Dónde puedo encontrar un experto en la materia? Si eres vecino de Boadilla o alrededores, debes saber que en la Fundación Anda Conmigo somos especialistas en tratar a los más pequeños desde el ámbito de la logopedia. Los profesionales que trabajan con nosotros se encargan de hacer una primera valoración del estado del lenguaje del pequeño y, en caso de ser necesario, se iniciaría un proceso de mejora y tratamiento del mismo. Dependiendo de cada caso, pueden ser necesarias desde 2 o 3 sesiones, hasta 2 o 3 meses. Lo importante es darle tiempo al pequeño, dejar que de su desarrollo fluya de forma natural y tratar el tema con la mayor normalidad. Además, creemos que cualquier tratamiento debe complementarse en el entorno familiar y educativo del niño.

Si tienes sospecha de que tu hijo o hija tiene algún problema relacionado con el lenguaje o simplemente quieres asegurarte que todo marcha correctamente aunque os encante comer “cocretas”, no dudes en ponerte en contacto con la Fundación Anda Conmigo sin compromiso. Te esperamos en Calle De los Mártires 11, en Boadilla del Monte.

Please follow and like us:
error

Deja tu comentario

Share This

Comparte Esto

Comparte este post con tus amigos

error

¿Disfrutas de este blog? Pasa la voz :)