Como evitar la congestión nasal - Fundación Anda Conmigo
Como evitar la congestión nasal

Como evitar la congestión nasal

Fisioterapia respiratoria Infantil. Congestión nasal. Sistema respiratorio. Fundación Anda Conmigo. Boadilla del Monte.

Si hace unos días introducíamos unos pequeños conocimientos acerca del sistema respiratorio y las patologías respiratorias más comunes. Esta semana, continuamos con unos pequeños consejos de salud para la prevención de los síntomas, así como dar a conocer el papel de la fisioterapia respiratoria para ayudar en estas patologías.

¿Cómo controlar la congestión nasal y la expulsión de secreciones?

Drenaje rinofaríngeo retrógrado. Congestión nasal y expulsión de secreciones:

Con el objetivo de limpiar la zona retronasal se sugiere la siguiente técnica. En posición acostado o de pie con la cabeza inclinada hacia atrás y la boca cerrada, instile 5 cc de suero fisiológico por una fosa nasal, y en ese momento realice una inspiración rápida profunda, mientras cierra la otra fosa con el dedo pulgar. Continúe con la misma maniobra en la otra fosa nasal. De esta manera se conducen las mucosidades hacia la parte posterior de la nariz y la garganta. Seguido a esto tosa o escupa las secreciones por la boca. El suero fisiológico o solución salina puede adquirirse en farmacias, con dispositivos de administración nasal. También es posible su preparación casera, añadiendo una cucharadita de sal por cada litro de agua.

Técnica de sonado (espiración forzada nasal). congestión nasal y expulsión de secreciones:

La maniobra de sonarse la nariz no es tan beneficiosa como se cree. Al sonarse, muchas personas aprietan fuertemente ambos lados de la nariz con sus dedos protegidos por un pañuelo y soplan con gran esfuerzo y mayor estruendo. Con esta maniobra se moviliza poco contenido de la nariz, sin embargo, producen una gran presión dentro de la cavidad nasal que genera una inversión del flujo del moco impulsándolo al interior de los senos nasales (cavidades óseas que comunican con la nariz) y las trompas de Eustaquio (pequeños conductos que comunican la nariz con el interior del oído).

Aunque no se puede afirmar rotundamente que sea perjudicial, si que es posible introducir los virus o bacterias con el riesgo de causar sinusitis u otitis media. Por lo tanto, esta maniobra se puede reemplazar con la técnica de EFN.

El modo correcto de sonarse consiste en apretar fuertemente un solo lado de la nariz con el dedo disimulado bajo el pañuelo y soplar por el otro lado, con espiraciones nasales rápidas. Acto seguido se hace la misma operación alternando los lados. De esta manera el sonido es menor y el vaciado de las fosas nasales mucho más completo.

Una alternativa a la técnica anterior, especialmente indicada para el drenaje de los senos nasales, sería: tendido sobre un lado, ocluya/cierre la fosa nasal supralateral y a continuación realice espiraciones nasales rápidas, dejando drenar libremente la secreción nasal que posteriormente limpiará con un pañuelo de papel. Cuando sienta que hay permeabilidad de esta fosa nasal, continúe el mismo procedimiento con la otra fosa nasal.

Técnicas de patrón de tos. congestión nasal y expulsión de secreciones:

La tos es uno de los mecanismos de defensa más importante para proteger la vía aérea. En el proceso catarral pueden darse dos tipos de tos. La tos improductiva o seca, que habrá de inhibir, y la tos productiva que ayuda a eliminar la mucosidad y por lo tanto no es conveniente suprimirla a no ser que sea tan molesta que impida el sueño o realizar una actividad normal. Es indispensable realizar un adecuado patrón de tos que permita una maniobra efectiva en la eliminación d del moco, sin que esta genere fatiga. Una tos adecuada comienza con una inspiración profunda, la laringe queda cerrada por la glotis y los músculos abdominales se contraen con fuerza. A continuación, se produce el golpe de tos que abre el cierre forzado de la glotis y arrastra consigo todas las mucosidades presentes en la tráquea, bronquios y pulmones.

Técnicas de aumentos de flujo espiratorio. Congestión nasal y expulsión de secreciones:

Si percibe que al toser se movilizan secreciones, se recomienda el siguiente ejercicio: En posición de sentado, tome aire por la nariz de forma normal y sáquelo lentamente por la boca con esta semi-abierta (como empañando un cristal o una gafa). Realice 40 repeticiones y a continuación efectúe una inspiración profunda y expulse el aire de manera rápida por la boca. Al finalizar intente toser lo mejor posible (3 veces). Si percibe que aún tiene cúmulo de secreciones repita el ejercicio anterior hasta lograr que la vía aérea quede libre, pero con periodos de descanso.

El drenaje de las secreciones nasales puede verse favorecido por la realización de los clásicos vahos o inhalaciones de vapor de agua, sola, o en presencia de agentes balsámicos (como el mentol), que favorecen la hidratación de las secreciones y la descongestión nasal. Se recomienda la realización 2 ó 3 veces al día (mañana, medio día y noche). Se ha de tener la precaución de abrigarse bien después de su realización para evitar los cambios bruscos de temperatura, que favorecen la acción de los virus.

Beneficio de ambientes húmedos (humidificadores) y sobre todo ambientes libres de humo:)

y Si tienes cualquier duda, estamos a tu disposición en el 91.866.92.74

Leticia Martín Abad. Fisioterapeuta Pediátrica.

Puedes ver otros post similares:

Fisioterapia respiratoria. Recomendaciones (parte 1)

Fisioterapia respiratoria. Recomendaciones (parte 2)

Deja tu comentario

Debes estar: loguead@ para poder escribir un comentario.