NUESTRA HISTORIA

La Fundación Anda Conmigo, nace como una vivencia personal de Javier Bergón, un padre de un niño con discapacidad que sufre diariamente el esfuerzo y la constancia que todo su entorno y en primera persona su hijo debe realizar para superar, dia tras día, su parálisis cerebral.

“Llevo seis años peregrinando por centros de atención temprana, logopedas, estimuladores, fisioterapeutas con técnicas Vojta Bobath o terapias intensivas como Therasuit. También lo he intentado con diferentes actividades como equinoterapia o natación, entre otras muchas. Siempre con la esperanza de ofrecer una mejor calidad de vida a mi pequeño, pero nada ha sido suficiente. Después de emplear mis mayores esfuerzos y todos mis recursos económicos en estas terapias, sentía que el enfoque no era el adecuado y que necesitaba un espacio único que diera respuesta no sólo a las necesidades de Mario, mi hijo, sino también a las de nuestra familia al completo. Como padre viudo con 3 hijos, mi logística es sumamente complicada y no conseguía encontrar nada que satisficiera 100% nuestras necesidades familiares y que me permitiera conciliar ambos aspectos que considerábamos fundamentales, además de evitar a mi pequeño esas horas interminables de coche, de atascos, de ir de un lado para otro… Quería cambiar desplazamientos y cansancio por tiempo en familia, risas, descanso y amor, esos momentos que todos los niños necesitan vivir en familia.” comenta nuestro Fundador Javier Bergón.

fundacion anda conmigo boadilla Madrid


Así, en julio de 2015, nace esta realidad, una Fundación sin ánimo de lucro, en la que los niños y los padres pudieran encontrar
el apoyo que necesitan. Desde facilitar el acceso a las últimas terapias, pasando por ofrecer recursos para el ocio, la educación,
el deporte…, todo ello accesible para nuestros hijos, así como ayudar a la tramitación de subvenciones de las administraciones públicas, etc.


“Queremos convertirnos en referente en cualquier necesidad de los padres con hijos que tengan necesidades especiales. Un espacio al que acudir y en el que siempre encontrar apoyo, para eliminar baches y tender puentes”, comenta Javier bergón.

Queremos empezar poco a poco, sin prisa, pero sin pausa. Además de las diferentes terapias y métodos de trabajo con los niños,
vamos a poner especial interés en algo que a veces, por la rutina y la agenda de nuestros pequeños repleta de citas médicas se nos
olvida.


“Queremos aprender a disfrutar con ellos y, lo más importante, EN FAMILIA.”

No nos olvidaremos de los papás, todos los que vivimos estas situaciones ya sabemos que es agotador.


Y es tremendamente importante que podamos tener espacio y tiempo para estar fuertes, descansados y listos para acompañar a los peques en su lucha diaria.

Os invitamos a que forméis parte de nuestra familia.

En los medios

Share This