Niños con Altas Capacidades | Fundación Anda Conmigo Niños con Altas Capacidades - Fundación Anda Conmigo

Niños con Altas Capacidades. Centro de Psicología y Psicopedagogía avanzado en Boadilla del Monte

Hoy, nuestro equipo de psicología nos habla de los pequeños con Altas Capacidades y nuestro programa de Altas capacidades en Boadilla del Monte

A menudo escuchamos términos como superdotación, altas capacidades o talento especial, pero ¿a qué nos estamos refiriendo cuando utilizamos estos conceptos?

La Historia

Hablamos de altas capacidades intelectuales cuando una persona destaca de manera sobresaliente sobre la media de la población, en todas las áreas y aptitudes de la inteligencia. Además, dicho rasgo se presenta desde una temprana edad, siendo ya niños con una marcada precocidad intelectual.

Desde pequeños adquieren hitos intelectuales o psicomotrices antes de la edad esperada cuando son comparados con otros niños de la misma edad, por ejemplo, comenzando a hablar antes de los 2 años o comenzando a leer y escribir antes que el resto de compañeros.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que los niños superdotados son aquellos que poseen un cociente intelectual (CI) o una puntuación de CI igual o superior a 130.

Investigaciones recientes sobre la inteligencia han observado que la herencia familiar tiene un gran impacto en el desarrollo posterior de altas capacidades en un niño, si bien igualmente importante es la influencia de un ambiente rico y estimulante.

En la mayoría de los casos de altas capacidades, los padres relatan como sus hijos eran bebés muy demandantes, mostraban un alto nivel de coordinación psicomotriz y decían sus primeras palabras o respondían a su nombre, antes que el resto de los niños de su edad.

Un aspecto fundamental en los niños con altas capacidades es la necesidad de observar y evaluar cada caso de manera individualizada, de manera que se pueda establecer un programa de prevención y de apoyo.

Signos de alerta

Entre los signos de alerta más habituales de niños con altas capacidades podemos observar:

  • suelen mostrar interés por actividades de manera limitada, apasionándose por ellas durante meses y ocupar la mayoría de su tiempo en ellas.
  • muestran aburrimiento cuando aprenden algo y continúan la búsqueda de actividades y aprendizajes nuevos.
  • puede parecer que tienen problemas de atención o que son “despistados”, debido al poco interés que muestran hacia actividades ya aprendidas, repetitivas o rutinarias.
  • en el ámbito de las relaciones personales suele observarse que tienden al aislamiento social, debido a la cantidad de tiempo que dedican a sus intereses. Igualmente, al ser éstos inusuales, suelen tener dificultades para interaccionar con otros niños que los compartan.
  • como consecuencia del aislamiento social, los niños con altas capacidades pueden convertirse en sujetos vulnerables ante situaciones de bullying o acoso escolar.
  • suelen ser autosuficientes y muestran preferencia por realizar las actividades de manera individual y no en grupo.
  • aprenden conceptos nuevos en menor tiempo que sus compañeros.
  • tienen un pensamiento fluido y flexible, así como una gran capacidad de abstracción y de síntesis.
  • en el área emocional son muy sensibles y manifiestan sus emociones con una gran intensidad. En ocasiones, dichas emociones son desmesuradas en relación a la situación que las provoca.
  • debido a su afán de perfeccionismo y autoexigencia, suelen mostrar dificultades para tolerar la frustración.
  • la alta intensidad emocional y la baja tolerancia a la frustración suelen provocar frecuentemente rabietas y conductas disruptivas.

Cómo Evaluarlo de forma correcta y establecer un buen programa

Todos estos signos de alerta pueden contribuir en la detección y evaluación de un posible caso de altas capacidades. Dicha evaluación ayudará en el diseño de programas de enriquecimiento en el que los niños puedan continuar con su aprendizaje, de acuerdo a sus características individuales, con el fin de promover con un adecuado desarrollo personal, emocional, social y académico.

Un factor a subrayar en la evaluación, es la de no confundir los signos de alerta asociados a las altas capacidades, con la presencia de otros trastornos debido a la similitud de sus síntomas (por ejemplo, considerar el aislamiento social un síntoma de un trastorno del espectro autista o el exceso de actividad y la desatención con TDAH).

Si tu hijo muestra alguna de las características y tienes dudas, llámanos al 918669274 y te informaremos de nuestro programa de Altas capacidades desarrollado en la Fundación Anda Conmigo.

 

× Hola ¿Cómo puedo ayudarte?