La estimulación, la clave del retraso madurativo | Fundación Anda Conmigo
La estimulación, la clave del retraso madurativo

La estimulación, la clave del retraso madurativo

Fundación anda conmigo. Retraso madurativo. Psicomotricidad. Atención temprana y Estimulación en Boadilla del Monte.

Como lo prometido es deuda  y tal y como os indicamos en el anterior post, vamos a hablar sobre las terapias más eficaces para hacer frente el retraso madurativo de nuestros peques.

Lo primero de todo es tener un diagnóstico precoz y también que sea lo más preciso posible, ya que no es lo mismo que un niño tenga ciertas dificultades para hablar, que no sea capaz de relacionarse, por ejemplo. A partir de aquí la palabra clave va a ser la estimulación en todos los sentidos. Estimular significa entrenar de manera sistemática para intentar que se produzcan las conexiones neuronales necesarias para adquirir y acelerar determinadas habilidades, que al ritmo de evolución natural del niño van a retrasarse o quizás no se lleguen a adquirir.

Cuando hablamos de estimulación del pequeño, cobran un papel principal los padres pero también hay otras muchas personas a las que se puede recurrir para que ayuden a su pequeño, como son los profesionales, ya sean médicos de atención primaria, logopedas, Psicomotricista y terapeutas ocupacionales o los maestros de la propia escuela, ya que hay profesores especializados en este tipo de casos. Además, desde Fundación Anda Conmigo también te podemos echar una mano, ¡no lo olvides!

La estimulación, hay que intentar que sea lo más precisa y concreta posible para que surta los resultados esperados. La continuidad y constancia será nuestra mejor arma. Las áreas a estimular serán las siguientes:

  1. Motricidad
  2. Lenguaje y comunicación.
  3. La autonomía personal: autocuidado, aseo, vestido, alimentación, seguridad personal…
  4. Funciones cognitivas: resolver problemas, identificar, asociar, clasificar, seriar, atención, memoria, percepción, etc.

Los profesionales os guiarán para conocer los ejercicios más propicios para cada niñ@ pero lo que no debemos perder de vista es que aunque se debe ser consciente de la situación, hay que educar a nuestro hij@ como uno más.

  • Un pequeño con retraso madurativo aprende y hace sus tareas igual que el resto, aunque su ritmo sea más lento
  • Necesita que respeten sus tiempos y características.
  • Presta especial atención a su autoestima. Ayúdale a formar un autoconcepto positivo, basado en la aceptación de sus cualidades personales.
  • Es importante que adquiera responsabilidades y desarrolle su autonomía, es fundamental que se relacione con otros niños o niñas y aprenda habilidades en ese sentido.

En resumen, que tenga una vida normalizada con sus amig@s y siempre sin perder de vista la estimulación continuada.

Deja tu comentario

Share This

Comparte Esto

Comparte este post con tus amigos